SYDNEY, la desconexión

opera_desde_bajo_puente_2__jose_ferri

Para empezar bien un viaje largo, he planificado 3 días en Sydney sin ningún plan, solo descompresionar después de tantas horas de avión y empezar a desconectar.

Desconectar de la rutina diaria, de la presión del trabajo, de las obligaciones habituales.

Desconectar del modo “diario” y pasar al modo “vacaciones”, lo que a veces no es nada fácil.

Llegar a una ciudad que no me es nueva (estuve aquí con Chevi a principios de 2008), hace que me sienta tranquilo, sin planes y sin ansia por ver nada en concreto. Además esta es la primera de tres veces que pasaré por Sydney durante el mes de estancia en este país.

Eso supongo que tendrá que ver con la extraña sensación que tengo desde el mismo momento que aterricé en esta ciudad: no tengo prisa.

O quizás sea porque es verano, el cuerpo se relaja, el agradable calor que te provoca escalofríos al salir de la terminal del aeropuerto, o quizás el atontamiento provocado por las 10 horas de diferencia.

En estas condiciones el cuerpo enloquece, el cerebro no entiende que cuando debe dormir tienes que ponerte en marcha, que cuando habitualmente le estas pidiendo que se ponga en marcha, le obligues a intentar dormir.

Someter al cuerpo a este tipo de prueba extrema es divertido e instructivo. Educar al cuerpo a hacer lo que tu quieres y no lo que él cree que deba hacer, no es lo habitual y te enseña a controlarte, a tomar conciencia de tu cuerpo.

El primer día en Sydney estoy atontado. Los vuelos son larguísimos y parece que no llegas nunca. Cuando aterrizas no sabes en qué día estás ni cuantas horas llevas volando, por lo que estás lento, mas atontado que lo habitual y con unas ganas enormes de dormir.

Pero eso es lo último que hay que hacer, así que voy al hotel, deshago la maleta y me lanzo al gimnasio a correr un rato y activar el cuerpo.

puente_desde_otro_lado_bahia_jose_ferriY para ser consciente que estoy en una de las ciudades más bonitas del mundo, que mejor que alquilar una bicicleta en Sydney Bikes y hacer un recorrido por los lugares más icónicos empezando por la bahía y la ópera.

Me siento fascinado al ver de cerca el símbolo de Australia, ese icono de la arquitectura contemporánea, ese edificio que desde pequeño, al ver las imágenes de fin de año, me hacia soñar, viajar y desear verlo en alguna ocasión.

Aunque hayas visto esa imagen infinidad de veces, acercarte a esos cascarones cubiertos de cerámica siempre te provoca un escalofrío, una sensación de sentirte pequeño, ínfimo, de querer llorar, de estar agradecido al ser humano por ser capaz de crear semejantes maravillas y por permitir que se construyan.

Cuando me he embriagado de Opera, continuo por Mrs Macquaries point y los Royal Botanical Gardens desde donde hay una imagen muy curiosa del skyline de la ciudad invadido por una masa de árboles, como si avanzaran hacia ellos para fagocitarlos.

Mar azul, cielo limpio, bahía, piscinas, entrenadores personales por horas y Hyde Park con jardin_botanico_sydneyla preciosa fuente, un gaitero tocando, la catedral, los rascacielos, los ficus gigantescos…brutal.

Y al fondo del parque el siempre emotivo ANZAC Memorial que merece un post reflexivo especial.

Después del reseteo provocado por el memorial, necesito hidratarme, así que para tomar conciencia de la ciudad, subo al bar 360º de la torre de Sydney (mejor que al mirador y mucho más económico) desde donde hay unas vistas inmejorables y desde donde se ve la curiosa y afortunada orografía donde está ubicada.

Continuo por la zona comercial por excelencia, abarrotada de gente con las compras navideñas y descubro un par de lugares dignos de mención en Georges Street.

El Ivy (330, Georges Street) es un oasis en mitad del ajetreado centro financiero de la ciudad, la unión de varios edificios para crear una concepto glamuroso de hotel, bares, residencias, tiendas, espacios para eventos, preciosos restaurantes (entre los que australia_square_buillding_sydney_jose_ferridestacaría Ucello) y la única piscina de Sydney sobre la terraza de un edificio. super recomendable ir a tomar una copa a la piscina antes de cualquier cena por la zona.

Continuo y me llevo una gran sorpresa al descubrir la torre cilíndrica del Australia Square Building (264, Georges Street) un icono desconocido de la arquitectura contemporánea australiana. Me encanta el colorido mural que rodea el círculo de ascensores y que reemplazó en 2003 al original de Le Corbusier que se había descolorido.

Cojo el ascensor y en la Planta 42 hay un restaurante con bar, el O bar and dining, que me parece el lugar ideal para descansar un buen rato mientras observo la ciudad a mis pies. El bar, también gira como la torre, pero estas vistas, aunque más bajas, me parecen mucho mejores que las de la Sydney tower.

Después de recuperarme, es hora de abordar el puente y sobrecogerme con las mejores vistas de la ciudad, la opera, los barrios del otro lado de la bahía y el placer de cruzar en bicicleta el puente, con esa sensación de solida fragilidad que dan estas estructuras.

Después de decenas de horas sin dormir, varias horas de vuelo, kilómetros de bicicleta, reflexiones profundas y un cansancio agotador, tomar conciencia de la ciudad, hacerme la idea que estoy en las antípodas, que es verano, que estoy de vacaciones y que empiezo a no tener la necesidad de revisar mis e-mails, me voy a dormir sin ningún plan para los días siguientes.

Y el no tener plan es el mejor plan, ya que hace que hagas descubrimientos maravillosos.

Los otros dos días los pasé sin visitar la zona turística, descubriendo barrios residenciales que te aportan una idea más clara de cómo es la ciudad donde viven los locales.

El segundo día descubrí los barrios de Surry Hills y Darlinghurst.surry_hills_sydney_13_jose_ferri

Para empezar con día con energía el aconsejable Pieno (285, Crwon st), el mejor lugar para desayunar al aire libre, sintiendo el calor del verano, con un excelente servicio y una carta de desayunos variada con todo tipo de opciones. Aconsejable el gran desayuno vegetariano.

Que delicia, pasear sin rumbo fijo, descubriendo un barrio del que no tienes información y dejarte sorprender por la arquitectura baja de un piso, los tipos de negocios tan auténticos, bares, tiendas, barberías, lectura de tarot, restaurantes.…

Hago un recorrido por Goulburn St – Crown St (con toda una variedad de bares y restaurantes) – Bourke St – Taylor Square – Green Park – Escuela Nacional de Arte (maravillosa!!!) – Burton St y Oxford Street.

Paro a comer en el alternativo Folonomo que me seduce porque es un proyecto social que nunca había visto ni imaginado que existía. En el mismo edificio hay un café, una galería de arte y un restaurante, donde todos los beneficios son donados a causas sociales.

Se definen como un actividad amigable con el medio ambiente, con conciencia ética de comunidad (We are a building progressive, ethically minded, community focused & environmentally friendly business). Todo el beneficio es entregado a causas sociales, un 50% a causas seleccionadas por los clientes a través de un sistema democracia de nominación y votación y el otro 50% a causas a largo plazo elegidas por el personas y the Pure foundation.

Todo un ejemplo admirable y el primer ejemplo (no conozco otros) de una empresa social que destina todos sus beneficios a hacer del mundo, un lugar mejor.

belvoir_theatre_sydney_jose_ferriPara sentirme totalmente integrado en la vida diaria de Sydney necesitaba participar en alguna actividad cultural y descubrí un teatro de barrio llamado Belvoir, alternativo, tipo berlinés, con un escenario en forma de pentágono y rodeado por gradas de asientos que están literalmente encima de los actores. La obra “Girl Asleep” que me parece desternillante.

Y para cenar al Mamasan Surry Hills un bar de tapas japonesas muy informal pero delicioso recomendado por mi amiga Eva.

La arquitectura de este barrio me parece muy autentica. No hay grandes edificios, son todo casas de una planta de estilo victoriano, la mayoría con balconada de madera y de colores vivos, combinadas con jardines y pequeñas plazas. Es como una mezcla de las casas tropicales de Key West (la Florida), las casas de Valparaiso y las pink ladies de San Francisco pero mucho más modestas, discretas y humildes.

Trabajar en turismo, hace que en muchas ocasiones prefiera no visitar zonas turísticas sino que busque las partes más auténticas y reales de la ciudad, los barrios residenciales donde apenas hay turistas y que tienen más vida, mucho encanto y en definitiva son más reales de lo que son las partes más visitadas. Muchas veces no son las zonas mas bonitas, porque hay casas por restaurar, coches aparcados en las calles, cables de la luz….pero es más real, y es lo que busco.

El tercer y último día voy a desayunar a otro restaurante más que aconsejable, Bills (359, Crown Street) con una carta de desayuno y tés incluso mejor que el Pieno (aunque la terraza de este es inigualable para disfrutar del verano entre plantas).

Tras un energizarte desayuno, salgo a pasear sin rumbo fijo, esta vez hacia la estación central y descubro otro barrio fascinante llamado Inner West, una ecléctica mezcla de estudiantes, góticos, hippies urbanos, artistas, inmigrantes, lesbianas, comunidades aborigenes…..y una sorprendente arquitectura.

Para mi sorpresa, llegando a la estación, veo del otro lado un edificio que sobresale y me central_park_sydney_2_jose_ferrillama la atención, así que me acerco hacia él.

Y wow!!!!!, Central Park, es una especie de laboratorio de pruebas donde varios arquitectos de primer nivel están diseñando nuevas maneras de vivir, nuevos conceptos más sostenibles, saludables y mixtos, ya que aúnan trabajo, ocio, zona comercial, vivienda, restauración….

Para hacer realidad este vasto proyecto se han unido dos premios Pritzker de arquitectura (Jean Nouvel y Normal Foster) con diseñadores, ingenieros, paisajistas, artistas y vecinos. Profesionales de Sydney, Londres, Paris y Copenhague han unido esfuerzos y visiones para la creación de este impresionante proyecto, que por supuesto destaca por una visión sostenible sin precedentes. De hecho Central Park es uno de los proyectos verdes mas importantes del planeta, que marcará un antes y un después en el modo en que se entiende la arquitectura sostenible.

El primer edificio icónico es el diseñado por Jean Nouvel con un fantástico jardín vertical de unas dimensiones que jamas había visto (ni siquiera imaginado que fuera posible) y con una cubierta de espejos que sobrevuela el edificio y reflejan la luz del sol a la zona comercial.

Me sorprende gratamente el diseño de los espacios abiertos, la zona de restauración con vistas a las zonas verdes de la calle, la pantalla-pared de los ascensores y una zona con varias maquinas de recreativos gratuitas con juegos de los años 80 que me recuerdan a mi época adolescente en los recreativos de Albaida.

Y si, no pude evitar la tentación de pasar un buen rato jugando a los comecocos y a la nave que dispara marcianitos. Menudo flash back impresionante a los 80’s!!!

central_park_sydney_3_jose_ferriHe dado un largo paseo por dentro del edificio y lo he rodeado para ver todas los edificios que están construyendo a su alrededor. Parece ser que este barrio se está convirtiendo en the place to be de la ciudad sobre todo cuando Norman Foster acabe DUO, un edifico de viviendas justo enfrente.

Lo más interesante de viajar por grandes ciudades es que puedes descubrir las tendencias urbanas en estilos de vida, a qué nos enfrentaremos en España cuando lleguen dentro de varios años.

Justo enfrente del Central Park está la UTS (University of Technology of Sydney), que vendrá a ser una especie de MIT pero en el Hemisferio Sur. Ocupa varias manzanas de edificios curiosos y algunos que están en construcción. Me gustan mucho los mensajes que hay en las vallas de las obras con frases dichas por estudiantes extranjeros que me da mucho que pensar.

Entre estos nuevos edificios, residencias de estudiantes, vallas….me acerco a un callejón que en cualquier lugar del mundo sería inútil e insalubre, y descubro Spice Alley, un callejón que me lleva directamente a Kyoto, decorado con farolillos japoneses y un montón de restaurantes de street food que ocupan todos los recovecos del callejón con mesitas, sillas y pequeñas barras pegadas a las cocinas. Y un estupendo lugar de solo postres llamado Koi donde me dejo tentar por la vitrina estupenda de dulces.

De camino hacia el hotel, Camino hacia George Street y me quedo fascinado con el edificiodetalle_dr_chau_chak_wing_sydney_jose_ferri que Frank Gery ha diseñado para uno de los edificios de UTS, el Chau Chak Wing building. Parece como un papel plegado, con unas ventanas curiosas que sobresalen y unos ladrillos desencajados que aportan un dinamismo brutal a la fachada.

Que gusto ir de descubrimiento en descubrimiento sin haber planificado nada.

Antes de acabar el día necesitaba una dosis más de cultura local, así que voy al Golden Age cinema. Una sala con solo 60 butacas y donde solo proyectan películas antiguas, de culto o bien cosas raras, curiosas y fuera de circuito comercial. Me parece un concepto estupendo y muy arriesgado. El cine está en la antigua sede de Paramount con una discreta decoración Art Deco y una bar donde te puede pedir comida o bebida para entrar en la sala.

Y para acabar el día enfrente del cine está el restaurante Legrain, un asiático muy recomendable y uno de los más populares de Surry Hills, por lo que se recomienda reservar.

Cuando paseas, sin itinerario, solo y sin móvil…te arriesgas a descubrirte a ti mismo pensando y reflexionando….y ves con asombro y tristeza que algo que debería ser normal se ha convertido en ocasional. Cuánto daño están haciendo las nuevas tecnologías haciendo no pensar a la gente, estamos en una especie de gran hermano disfrazado de tecnología, una neo-esclavitud mental del siglo XXI.

Hay ciudades del mundo que son faros e irradian tendencias y conocimiento al resto del planeta. Para mi, Londres es el faro del mundo, de allí nace casi todo, allí se concentra una cantidad de talento creativo en todos los campos, digno de admirar. Otras, como San Francisco destacan por ser el faro tecnológico, de allí nace todas las tendencias mundiales en este campo, Nueva York sería como Londres pero a la americana (con lo bueno y malo que ello conlleva), Milán destacan por la moda y el diseño interior y Tokyo, aunque también irradia al resto del mundo, no recoge las inquietudes del resto de Asia.

Y con permiso de todas las grandes ciudades sudamericanas, que principalmente miran a su vecino del norte y se dejan influenciar en lugar de crear, Sydney se convierte en el faro del hemisferio Sur, que concentra la creatividad mas vanguardista de Asia junto al sustrato cultural que Londres, como metrópolis, dejó antes de que se independizaran.

Sydney es, como las grandes ciudades coloniales británicas de Asia (Singapur y Hong Kong), una especie de ciudad global del futuro, con una mezcla inusual de todas las razas y religiones del mundo que viven en armonía. Es aquí donde más se puede apreciar los beneficios de la buena globalización.

Hasta pronto Sydney.

Publicado en Australia, Lugares del Mundo, Sydney | 1 Comentario

ANZAC MEMORIAL SYDNEY

futuro_anzac_memorial_sydney

ANZAC significa Australia and New Zealand Army Corps. Por primera vez, como países independientes de Gran Bretaña, se creó un ejercito de ambos países para luchar y defender los valores de los aliados en la primera Guerra Mundial.

Australia tenia en 1914, unos 6 millones de habitantes pero enviaron más de 350.000 hombres y mujeres que, viviendo en el otro lado del planeta, fueron a ayudar a la que fue la madre patria.

Winston Churchill, como minitro de defensa de su Graciosa Majestad diseño un ataque a la península de Gallipolis (Turquía) encabezado por las fuerzas ANZAC para que abrieran paso a las tripas británicas que tomarían Constantinopla.

Desgraciadamente, gran parte de este ejercito fue vapuleado. Miles de ellos fueron masacrados en una parte de la historia de la que apenas se habló por la humillación que suponía para Gran Bretaña

No ganaron la batalla, pero fue un punto de inflexión en el devenir del concepto de Australia como nación. La población no entendió que Gran Bretaña les enviara a una muerte casi segura. Se dice que para Australia, Gallipolis marcó el nacimiento de su unificación como nación. Los soldados australianos fueron allí como representantes de seis estados separados y regresaron como miembros de una sola nación.

Cada 25 de abril se celebra el ANZAC DAY, que es festivo en todo el país y a las 11 de la mañana se hace un minuto de silencio en honor a los caídos. Asímismo, miles de personas de Australia y Nueva Zelanda viajan a Gallipolis para asistir a una misa que recuerda a los miles de soldados que murieron por una causa lejana a ellos pero que les afectaba como “civilización”.

Al llegar al memorial ANZAC he decidido entrar y me ha dado un sentimiento de admiración y respeto muy fuerte. Se me ha puesto la piel de gallina y me han empezado a caer lágrimas.

i_ww_anzac_sydney_jose_ferriEl memorial es un precioso y simple edificio pequeño con toques art-deco, con los nombres de las batallas donde ANZAC participó y una desgarradora escultura.

Con motivo del centenario de la primera guerra mundial, van a hacer unas reformas que acabaran en el 2018 con una cascada en la parte posterior que estaba en el proyecto original pero que no se pudo hacer porque no tenían suficientes fondos.

Estando dentro del memorial, disfrutado del silencio, de la mirada lejana de una anciana voluntaria que cuida del lugar,  he sentido la necesidad de recordar a todas las personas caídas luchando por otros países, por unos ideales…..y me he puesto a pensar.

Que lujo, poder pensar, poderte parar, sentarte en un parque y reflexionar fuera del ambiente del día a día.

En casi todos los países civilizados donde ha habido guerras, siempre se pueden visitar memoriales, lugares donde la gente puede acercarse a rememorar, a llorar, a pensar en los caídos por unas guerras que en ocasiones no son ni suyas, pero que han ayudado a luchar contra la tiranía y que el mundo sea un lugar mejor.

Es una lastima que en España seamos unos malditos mediocres y que nadie sea capaz de coger el toro por los cuernos, se analice de modo objetivo las animaladas que los dos bandos hicieron durante la guerra civil, que se expliquen y se entiendan los motivos que llevaron a un país a matarnos entre nosotros…. algo como el Museo de la Memoria de Santiago de Chile.

Reivindico un lugar donde la gente pueda reflexionar, conocer el cómo y el por qué, un lugar donde honrar a sus muertos, entender, perdonar y descansar en paz.

Publicado en Australia, Lugares del Mundo, Reflexiones, Sydney | 1 Comentario

Habitación con vistas: 219 del hotel TRAVELODGE SURRY HILLS de Sydney

hotel_travelodge_sydney_jose_ferri

Para descansar 3 días en la ciudad, no buscaba un hotel muy sofisticado, ni que estuviera dentro de la zona cero turística.

Ha resultado ser un acierto porque está a 5 minutos a pie de la parada de Museum (con tren directo al aeropuerto) y en el inicio Surry Hills, un barrio residencial muy autentico con una oferta de restauración impresionante y punto de inicio ideal para para conocer otros barrios no tan conocidos (pero no menos interesantes) de Sydney.

Es bastante asequible para los precios que tiene la ciudad, el tamaño de la habitación es correcto y tiene un pequeño gimnasio ideal para activarte en la llegada y reducir el jetlag.

El único inconveniente es que el wifi es muy poco potente y lento, aunque esto es un problema muy común en Australia, donde el ancho de banda en hoteles es muy pequeño y en la gran mayoría de restaurantes y cafeterías no hay ni siquiera wifi.

Publicado en Australia, Hoteles, Sydney | 2 comentarios

HAPPY NEW YEAR FROM CANBERRA

 

sunset_mount_ainslie_canberra_jose_ferri

¿Hay alguna manera mejor de celebrar el cumpleaños que conociendo una nueva ciudad en pleno verano austral? Puede que si, pero seguro que no sería de mi agrado.

Todo el mundo ha deseado alguna vez estar en Sydney para fin de año, y este año que estoy en Australia, en lugar de estar allí, decido pasar mi cumpleaños y fin de año con mis amigos de Canberra. Supongo que debe responder a este punto rebelde y de ir contra corriente que siempre he tenido.

Y también porque me gusta dejar algo pendiente para “tener” que volver.

La ciudad de Canberra no es el fruto de las decisiones de varias generaciones que la han vivido y construido a lo largo de los siglos, sino del diseño de una pareja de arquitectos de Chicago a principios del siglo XX, lo que la convierte en la ciudad mejor planificada de Australia.

Es la primera vez que estoy en una ciudad artificial.

A principios de siglo XX y debido a la lucha entre Sydney y Melbourne sobre cuál de las dos ciudades debería ser la capital (lo era Melbourne pero Sydney era más grande y siempre un poco más chulesca), se crea un comité de expertos para elegir la ubicación de una capital para el país, recién independizado de Gran Bretaña (1 de enero de 1901).

El lugar tenía que estar alejado de la costa, entre las dos ciudades y donde no hiciera mucho calor ya que según la mentalidad sajona de la época el calor era malo para desarrollar la inteligencia. Y eligieron Canberra.

En 1911 se hace un concurso internacional de ideas que lo ganan los arquitectos (y amigos de Frank Lloyd Right) Walter Burley Griffin y su esposa Marion Mahony Griffin que, por cierto, fue la primera mujer de USA en obtener el titulo de arquitectura en el MIT.

La construcción empezó en 1913 y continuó a lo largo del siglo XX con sus más y sus menos en función del presupuesto del que disponía el país.

cubierta_parlamento_canberra_jose_ferriMirar Camberra desde google maps es apasionante, porque se observan dos grandes rotondas, una a cada lado del lago, y sobre una de ellas aparece una forma gigante parecida a un águila imperial. De estas rotondas salen una serie de avenidas radiales, como rayos dibujados sobre un sol infantil, que llegan hasta los barrios periféricos de unas de las ciudad más extensas y menos pobladas de Australia.

Esta extraña geometría es caldo de cultivo para poder desarrollar una novela de suspense, alguna teoría de la conspiración o un contubernio masónico.

Lo que más llama la atención es la cantidad de verde que hay. Canberra no es una ciudad con jardines, sino un enorme jardín de 36 km de diámetro, con casas, oficinas, zonas comerciales y edificios públicos.

Tengo la fortuna de introducirme en la ciudad de la mano de mis amigos Gilberto y Jesus, que viven en la ciudad desde hace 7 años, por lo que me resulta mucho más fácil entender el concepto de una ciudad-no-ciudad como esta.

Venir a esta ciudad como visitante, sin conocer a nadie, debe ser un reto angustiante, porque es mucho peor que las ciudades americanas que carecen de alma y además no está hecha para pasearla. Pero es un destino ideal para los amantes de la arquitectura, ya que todos los edificios son de nueva planta y hay un gran número de arquitectos de principios y mediados del XX que dejaron aquí un precioso legado.

La primera parada la hacemos en la National Library of Australia, al borde del lago national_library_canberra_jose_ferriartificial, con unos jardines impresionantes con grandísimas extensiones de césped que se pierden en el horizonte, unas aceras impolutas, anchas y separadas perfectamente de la zona de los coches.

Entramos en la galería y al salir no puedo evitar tener una sensación extraña de que estoy en una ciudad como las que salen en las películas del futuro tipo “Los Juegos del hambre”, donde todo es perfecto, donde la gente viste igual, donde los coches circulan despacio y donde nadie incumple una regla. No es del todo así, pero me da esa sensación.

Continuamos con el coche, siempre usando los ejes principales que dibujan un curioso triángulo que incluye el parlamento, el Australia War Memorial y el “centro” de la ciudad. Nuestra siguiente parada son el brutalista High Court of Australia y la National Gallery of Australia, donde me fascinan las geométricas del techo y algunas pocas piezas expuestas.

old_parliament_house_canberra_jose_ferriDe allí nos acercamos al Old Parlament House, de un precioso estilo colonial británico, que se utilizó desde que mudaron aquí la capital hasta 1988 que se acabó el nuevo parlamento. Aquí resulta muy curiosa la sensación de espacio infinito de los jardines (es una ciudad pesadilla para un agorafobico) y la embajada permanente de la población aborigen en una carpa habitada desde 1972. Se instalaron aquí como protesta permanente de la no aceptación del estado australiano y exigiendo el reconocimiento de las tierras aborígenes.

De camino a la comida para celebrar mi cumpleaños pasamos por la ANU (Australia National University), con un curioso edifico en forma de cadena de ADN, el precioso edificio semicircular de la Australia Academy of Sciences que me recuerda a una mezcla de Felix Candela y Niemeyer y otras facultados de espectaculares diseños.

La comida fue exquisita en el estupendo restaurante Monster (elección de Gilberto y Jesús) ubicado en el edificio Nischi, un precioso edificio de viviendas, oficinas y hotel (llamado Hotel Hotel, muy recomendable) con miles de maderas recicladas en la fachada y el interior.

Antes de acabar el día, vamos a visitar el símbolo de Canberra, la Capital Hill, colina donde se encuentra el nuevo parlamento. Este mega edificio ochentón, que tiene forma de águila desde arriba, está preparado para la entrada continua de visitantes todos los días, con mucho cristal (símbolo de transparencia), luz natural y un techo con una extensa cubierta vegetal que lo integra en los alrededores y hace que se pueda pasear por encima de él.

El parlamento no se impone a pesar de estar sobre la colina. Pasa desapercibido y está fachada_parlamento_canberra_jose_ferritotalmente integrado en el entorno gracias a su cubierta vegetal. Lo único que se impone es una estructura ligera de hierro que sostiene una gran bandera de Australia. Por debajo de ella, los ciudadanos, que al poder pasear por la cubierta del parlamento están por encima de los políticos. Bonita simbología si fuera cierta.

Vamos a cenar un estupenda Hallaca (tamal) venezolano preparado por Jesús y de allí a los fuegos artificiales que dieron entrada a un año nuevo, sin uvas, sin campanadas, sin gente felicitándose efusivamente por la calle, sin el temperamento exagerado de los países latinos, con una normalidad pasmosa e inquietante, pero extrañamente deseable.

Y de allí a un bar cubano a celebrar el nuevo año. Ya se sabe que nadie sabe rumbear como los latinos.

El día 1 de enero, como está todo cerrado, decidimos ir a tener una visión panorámica de la ciudad desde la torre de telecomunicaciones Telstra Tower, desde donde se tiene una perspectiva inigualable de la ciudad, su desarrollo urbano y hasta donde se extienden los barrios periféricos.

vista_desde_telstra_tower_jose_ferriHay tanto verde en esta ciudad que las casas no se ven. Al estar cubierta totalmente de arboles, en ocasiones, da la sensación de ser una ciudad fantasma, ya que el verde esconde barrios residenciales enormes que apenas se ven. Además a mayoría de calles están separadas de las aceras por pantallas vegetales que impiden que el ruido de los coches moleste a los vecinos y a los mismos habitantes que no se les ve.

De allí vamos a Tidbinbilla, santuario de animales que hay en las afueras, donde podemos tomar contacto con la naturaleza después de la fiesta de anoche, ver animales endémicos de Australia como el ornitorrinco o canguros en libertad y relajarnos con el sonido del agua en el vértice de la cascada Gibraltar Falls.

Regresando a Canberra paramos a pasear por el centro de observación y comunicación del espacio exterior que la NASA tiene en Australia. La verdad es que no esperaba ver nada así por aquí. Información sobre las expediciones, condiciones de vida de los astronautas, réplicas de satélites….y lo mas curioso, conocer que la NASA tiene 3 centros de observación en el mundo, el de Canberra, Goldstone (California) y Robledo de Chavela!!!!!!!!!!! (Madrid)

Para acabar de pasar mi estancia en Canberra Gilberto y Jesús han dejado para el último día los edificios que sabían más me iban a gustar.

Por la mañana hemos visitado el National Museum of Australia que, me ha gustado más el jardines_national_museum_australia_jose_ferricontinente que el contenido. Un curioso edificio de principios del 2001 con varios volúmenes de colores y una especie de lazo gigante que simboliza la unión de todas las historias de Australia. Lo que más me ha emocionado ha sido el discurso que el primer ministro dio en 2008 para perder perdón en nombre del gobierno, en nombre del parlamento (actual y pasados) y en nombre de todos los australianos, a los aborígenes y lo que hicieron con ellos. Un potente y emotivo discurso pero con un lenguaje corporal no adecuado que le hace perder fuerza y credibilidad.

He leído, me han contado…y me he escandalizado con actos del gobierno australiano en un pasado muy reciente de los cuales se deben sentir avergonzados y que no vienen al caso en este post. Si alguien está más interesado: generaciones robadas.

Por la tarde vamos al Australia War Memorial, un más que emotivo lugar donde se honra la memoria de todos los caídos en las guerras en las que Australia ha participado. Me llevo una gran sorpresa porque creía que se trataba de un memorial pero no, es un museo muy completo donde se ensalzan las batallas ganadas, donde se explican las perdidas, donde te acongojas de la brutalidad de las guerras, donde conoces detalles que te erizan el vello, donde uno se avergüenza de ser humano.

wall_war_memorial_canberra_jose_ferriY después de tanta tristeza, la mejor manera de acabar el día es viendo la puesta de sol desde el mirador del Mount Ainslie, desde donde se tiene una panorámica perfecta para despedirse de Canberra.

Agradezco a mis amigos Gilberto y Jesús su hospitalidad y dedicación, el haberme mostrado la ciudad, que a priori creía anodina, y haberme enseñado su esencia. Me marcho de aquí muy satisfecho con mi estancia porque ha valido la pena visitarla, sentir el eterno olor a eucalipto, entender el concepto de ciudad nueva, de país nuevo, de sentimiento nacional nuevo, de crear una capital para homogeneizar, para tener sensación de país, donde todo es “Nacional”, donde todo exalta la patria y donde Australia está presente en todo y para todo.

Ese orgullo de país, que les hace fuertes, y que desgraciadamente en España no entendemos sin hacer absurdas asociaciones políticas.

Publicado en Australia, Canberra, Lugares del Mundo | 1 Comentario

MERRY XMAS FROM TASMANIA

papa_noel_cajones_sydney_jose_ferri

Adoro las comidas familiares, las reuniones multitudinarias alrededor de una mesa llena de aperitivos, un arroz con caldo de cocido, unas albóndigas de carne y el cocido completo seguido de algún postre y dulces navideños.

Aun así nunca he tenido un sentimiento navideño muy arraigado.

Este año, por primera vez, decidí pasar las Navidades totalmente solo, alejado de todas las personas que quiero…. en una especie de prueba (otra más) para ver sobre todo cómo reacciona mi mente ante una nueva situación no vivida hasta ahora.

Y este país parecía el adecuado para la prueba. Según dice la prensa anglosajona, el mejor lugar del mundo para pasar las Navidades es en Australia…que es donde más horas se invierten en preparar las Navidades, las comidas, la decoración de las casas….pero curiosamente la sensación en las calles no es tan comercialmente salvaje como en Europa.

Y digan lo que digan, no deja de ser ridículo ver a papá Noel en bañador o decenas de personas vestidas con ropa de verano y gorros rojos con un pompón blanco.

navidad_arbol_sydney_joseferriDesde la perspectiva que te da la distancia, en un día bochornoso de casi 40 grados, haciendo trecking por los parques nacionales de Tasmania y sin datos en el móvil ni wifi que me pudieran recordar en qué día estaba…no he echado de menos el día Navidad.

Llegar al hotel y recibir decenas de mensajes con felicísimos deseos, muchos de ellos de personas cuyo último mensaje fue de las Navidades pasadas, me ha hecho reflexionar. Y no me gustan las conclusiones que he sacado.

Quizás sea el calor que haya derretido mis neuronas, el agotamiento de las caminatas….pero me da la impresión que somos masivamente manipulados, que estamos dirigidos hasta para estar felices.

En Navidad toca “estar” (que no ser) feliz, felicitar, ver a la familia, regalar masivamente…  y todo esto para celebrar el nacimiento de Jesucristo hace 2016 años, personaje circunstancial del que que apenas nos acordamos en estas fiestas, ya que no participamos en oficios religiosos, ni siquiera meditamos sobre su figura y lo que significa.

Y lo peor es que en los últimos años, además, por practicidad, casi lo hemos sustituido por un barrigudo barbudo vestido de rojo por la Coca Cola a principio del siglo XX.

Y el poco sentimiento navideño por los suelos.

Menos mal que aun me sorprenden algunas cosas como el papa noel de Sydney hecho con cajones de plástico.

Desde aquí animo a todos a SER felices, a regalar cuando se apetezca, a abrazar siempre que se pueda, a organizar comidas familiares sin nada que celebrar, a desplazarse desde donde haga falta para ver a los seres queridos, a ser conscientes de que podemos hacer felices a otros….y en general que el sentimiento navideño que nos provoca (o nos provocan) la Navidad, se extienda más allá del 26 de diciembre.

Desde Tasmania, feliz Navidad, feliz Hanukkah, felices fiestas, felices vacaciones….a todos los que me leéis.

Publicado en Australia, Lugares del Mundo, Reflexiones | 3 comentarios

POR FIN HACIA EL ESTE!!!

5 años han pasado desde la última vez que volé hacia el Este.

5 largos años deseando volver y por fin, hoy, lo logro de nuevo.

Como viene siendo habitual, los últimos días antes de viajar son tan ajetreados que hacen que me olvide por completo que empiezan las vacaciones anuales y de los retos que tengo por delante.

Creo que tengo un reloj interno me dirige, poco a poco, para realizar la larga lista de tareas urgentes que tengo que hacer antes de viajar y que todo acabe justo un minuto antes de salir. Es una especie de terapia protectora que hace que, en estos momentos, y apunto de volar a las antípodas, me sienta como si fuera a subir a un bus de la EMT en lugar de dar saltos de alegría por las semanas que tengo por delante.

Afortunadamente los viajes ya forman parte de una rutina, y son “casi” una normalidad que adoro. Creo que me he convertido en un nómada moderno con residencia en Valencia.

Y me gusta verme así.

En el tren estaba reflexionando por qué me fascina tanto volar, viajar, conocer lugares y personas nuevas, someterme a cambios extremos, a retos nuevos…a interactuar con el planeta. Y llego a la conclusión que viajar es mi liberación, es como cuando le quitas la protección a una olla de vapor, que toda la tensión desaparece, te vuelves receptivo, tu cerebro sale de la zona de confort empieza a aprender de nuevo y te enfrentas sin miedo a situaciones inusuales.

Este año ha sido muy intenso. Acabar una reforma. Una mudanza. Mucho trabajo. Muchos viajes. Muchas visitas de amigos. Muchos conciertos. Muchas decepciones (Brexit, Trump, No en Colombia, políticos españoles)….

Y cuanto más crece el populismo en el mundo, más me doy cuenta que el mejor antídoto es viajar, para abrir la mente y enfrentarte a las ideas fáciles, las que secuestran nuestra inteligencia, nos alejan y vuelven egocéntricos y proteccionistas.

Este año empiezo en las antípodas, con un reto importante; pasar Nochebuena y Navidad en total soledad por primera vez en mi vida, lejos de todo y todos, en un lugar extremo, de belleza inigualable y al que siento la necesidad de ir desde que en 1995 viajé con mi hermano David a Nueva York y descubrí un muñeco llamado “demonio de Tasmania” que había invadido toda la ciudad. Allí me dirijo, a caminar por montañas vírgenes y enormes playas remotas, vacías….que harán que me replantee el concepto de espacio.

Lo que más me excita (desde un punto de vista anglosajón) de volar hacia el este es que siempre continuo volando hacia el este hasta encontrarme de nuevo con Valencia 🙂

Desde aquí doy las gracias a todos aquellos amigos que hacen que año tras año me sienta “obligado” a visitarles en sus países de origen o adopción.

A continuación el video que mi sobrina Rebecca ha preparado para ilustrar el viaje del año pasado. Hasta pronto.

Publicado en Sin Categoría | 3 comentarios

FELIZ AÑO 2016 DESDE BARICHARA (COLOMBIA)

jose-ferri-año-nuevo-con-daniel

Este es el 10º año que celebro mi cumpleaños y año nuevo fuera de España. Y por ser el décimo, me permito la licencia de repetir destino.

En 2005, mi vida dio un cambio radical gracias a un punto de inflexión que tuve en 2004 y que me ayudó a ver la vida desde otro punto de vista. Entonces decidí disfrutar hasta el límite de todo lo que me gusta…incluido trabajar.

Una de mis pasiones desde que tengo uso de razón ha sido viajar y hace un tiempo encontré una palabra del alemán, que no existe en español, que define mi esencia: “Wanderlust” que viene de Wander (andar, caminar…) y Lust (placer, goce….).

Wanderlust es esa ansiedad, ese deseo fuerte, incontrolable e irrefrenable de viajar y conocer el mundo.

Esto no se hace por vanidad, ni contar lo que has hecho, ni tacharlo de una lista, sino por el puro e inocente egoísmo de aprender, de llenarte, de impregnarte de cosas nuevas, de ver otras maneras de pensar y vivir, de tener experiencias que hacen tambalear tus convicciones mas arraigadas, de darte cuenta que puedes vivir con mucho menos de lo que lo hacemos, por encontrar a gente maravillosa que se queda presente, en la distancia, el resto de tu vida, por darte de bruces con momentos únicos y mágicos que se graban en tu memoria para siempre, y hacen que seas quien eres.

En 2005 fue San Mateo (Maestrazgo de Castellón) con Luisa (último en España), 2006 Catania (Sicilia) con Chevi y David, 2007 en Bali con Chevi, 2008 en Barichara con Daniel, 2009 Lima con Chevi, 2010 Tokyo solo conmigo mismo, 2011 Rio de Janeiro para celebrar el cumpleaños junto con Francis, 2012 Cartagena de Yndias con Alejandro, 2013 en San Francisco con Miguel, 2014 Miami con Miguel, Inma y Joana y el 2015 con Daniel, de nuevo en Barichara pero en circunstancias totalmente diferentes.

Me gusta imaginar en qué lugar del mundo pasaré los próximos 10 años.

Todos estos años de viajes me han hecho madurar, crecer como persona, disfrutar, emocionarme y llorar como un niño pero sobre todo estar seguro que, luchar por lo que deseamos hace que, tarde o temprano, se convierta en realidad.

jose-ferri-cumple-45-baricharaMi cumpleaños, como ya va siendo habitual, empieza el día 30 de diciembre y acaba el 1 de enero. Me gusta que sea así, me hace sentir especial y muy querido por las personas que están conmigo durante esos días.

El 30 de diciembre Daniel me propuso salir a cenar solos para poder charlar tranquilamente y al llegar al restaurante me habían preparado una cena sorpresa con sus amigos de Barichara.

Después de soplar las velas y cantarme el cumpleaños feliz versión colombiana, nos fuimos a Baku (the place to be en Barichara) donde me esperaba una mesa con una pancarta “Feliz cumpleaños Jose”, y una botella de Ginebra!!!!!!!! que sería como encontrar en un pub español una botella de chicha andina!!.

Allí estuvimos hasta que cerraron el bar y volví al hotel de Daniel a dormir como un angelito.

El 31 de diciembre me levanté con decenas de mensajes en mi celular felicitando el cumpleaños: whatsapp, Facebook, messenger, SMS….por todos lados llegan mensajes. Y agradezco enormemente que tantas personas se acuerden de mi, en un día tan especial y ajetreado, y que saquen unos minutos para decidarmelos.

Pero sabéis que?. Echo de menos las llamadas de teléfono, el calor y el cariño de una voz conocida cuando estas a miles de kilometros, que no lo suplen los mensajes. Afortunadamente recibí alguna llamada, pocas, pero alguna.

Y uno de los mensajes de felicitación mas bonitos que he recibido nunca, mi hermano jose-ferri-felicidades-futuro-sobrinoDavid, cuñada Maria y futuro sobrino con un mensaje escrito en su barriga 🙂

Por la mañana fuimos al mercado de Barichara a comprar víveres para los siguientes días. Me fascinan los mercados en Sudamérica, tan caóticos, desordenados, dinámicos y con productos tan diferentes.

De allí nos fuimos a EL solar. Ese lugar al que volveré dentro de poco y donde uno de los grandes sueños de Daniel estará construido. Un proyecto, EL hotel, las mejores vista al cañón del río Suarez y la mejor gastronomía de Barichara…en breve.

Y aquí voy a estar 3 semanas para ayudarle en la primera fase, darle todo mi apoyo y hacernos coaching mutuamente.

Sesión de hamaca y por la noche Daniel prepara una cena de 6 platos digna de cualquier restaurante Michelin, que acaba justo antes de inventarnos las campanadas, a nuestro ritmo, para poder masticar bien las uvas, y ver los fuegos artificiales, seguidos de una extraña estrella roja que se movía de forma rápida y caprichosa por el cielo de los Andes (¿?¿?).

Nos vamos a la plaza del pueblo a ver el ambiente que había, comprar unas botellas de ron (aquí no se piden copas, sino botellas) y no sentamos en el atrio de la iglesia para ver a la gente pasar, escuchar un poco de carranga en directo (música popular colombiana) mientras van yendo y viviendo, desde los típicos agricultores colombianos de piel curtida y sombrero eterno, hasta pijos de Bogotá que vienen par contar que lo han hecho pero que ni se integran ni lo disfrutan.

Y por supuesto los fuegos artificiales…bueno fueguitos. Me dan ganas de organizar una mascletà brutal que los deje a todos sin aliento durante el resto del año. Quizás, algún día.

jose-ferri-hamaca-año-nuevo-barichara-besoAquí en Colombia está la tradición del “año viejo”, que es un muñeco vestido que se suele rellenar de pólvora y quemarse después de las 12, pero por motivos de seguridad se han prohibido en el país…aunque en algunos lugares aun se puede ver alguno que otro, como aquí en Barichara.

Y para acabar el día que mejor que irnos al bar del mirador, donde se concentran cientos de personas con sus respectivas botellas, festejando el año nuevo de modo salvaje, hasta que el sol empieza a despuntar entre los picos de la cordillera de los Andes y la gente se empieza a dispersar en una especie de procesión tambaleante que recuerda a una película de terror de serie B.

El día 1 de enero es el mejor día para dejarse mecer por el dulce balanceo de una hamaca, tomar caldo de ternera para recuperar constantes vitales, paracetamol y acabar el día, tomando algún gin tonic (suavesito) mientras jugamos a la jenga!! (un juego fascinante de habilidad que desconocía totalmente).

Gracias a Daniel por todo y a Danny, Juan Pablo y Edwin por ser cómplices en este cumpleaños-finde año – año nuevo.

Publicado en Barichara, Colombia, Lugares del Mundo, Reflexiones | 2 comentarios

EXTREME MAKEOVER

Extreme makeover es el nombre de un reality americano, que en España se conoce como “reconstrucción total”.

Así me siento.

No voy a decir que el 2015 haya sido un año “horribilis” pero tampoco ha sido un paseo en barca, por eso deseo con mucha esperanza que llegue el 2016 y regresar con energías renovadas e interesantes desafíos por delante.

El año empezó fatal, con una ruptura sentimental incomprendida (y alargada innecesariamente en el tiempo…pero siempre nos recuperamos de ese tipo de eventualidades) y ha acabado con una muerte, igualmente incomprendida, de alguien que siempre sonreía y se alegraba al verme, que sin influir, lo hacia y sin estar….estaba.

Como todos los años, las ultimas semanas han sido muy estresantes a nivel laboral, querer acabarlo todo, dejarlo todo en orden…y a esto se ha añadido el placentero stress de la reforma de la nueva casa donde me voy a mudar a mi regreso.

Este año las vacaciones las concibo como una “reconstrucción total”, como una necesidad de recuperarme, de resetearme, de ponerme en modo “hamaca” hasta que me duelan los huesos, de pensar, descansar, reflexionar, leer y disfrutar de los amigos sin prisas.

Me había propuesto empezar por Asía, pero cambié de opinión, otra vez, y de nuevo vuelo hacia el Oeste, pero aun así hay novedades.

Por primera vez desde que hago viajes largos, le he puesto los cuernos a las compañías de la alianza oneworld, vuelo directamente a Colombia (Daniel aun está dando saltos de alegría por los 30 kg, reales, de delicatesen que le voy a traer), solo voy a visitar un lugar que no conozco (y que no estaba en mi lista de destinos prioritarios) y Daniel estará conmigo durante todas las vacaciones.

Antes de pasar a otras latitudes, voy a estar 3 semanas en Colombia, dejándome llevar sin nada planeado, mas que vivir el destino en lugar de visitarlo y acompañar y apoyar a Daniel en uno de los momentos más importantes de su vida en este país.

Hoy me siento agradecido, animado, apenas estoy nervioso (bueno, los mismos nervios que podría tener si me fuera de viaje a Massanassa) y después de una multitudinaria comida de Navidad en casa de mis padres (siempre tan reconstituyente y donde absorbo la energía de mi madre), mis queridas Mar, Nuria e Isabel, han venido a despedirrme, botella de cava en mano, cesta de picnic con copas de cristal incluidas, y frente al árbol de Navidad de la estación, sin importarnos si esta permitido o no, hemos brindado por el nuevo año, por el viaje y mi regreso.

Cuando regrese mi piso nuevo estará totalmente acabado y además de sentirme reconstruido y renovado totalmente, la sensación será la de extreme makeover.

Antes de salir, ya pienso en lo importante, mas que nunca, que será volver. Y eso también es una importante novedad.

Los últimos años he acabado este blog con un video de las vacaciones anteriores, pero esta vez, no ha podido ser….prometo subirlo en breve.

Hasta pronto!!.

Publicado en Reflexiones | 3 comentarios

NEW YORK, días 4, 5 y 6

 

top-of-the-rock-central-park-west-jose-ferri

Cuarto día y empieza a llover sobre Nueva York. Pero esto no es una excusa para quedarnos en casa, así que decidimos visitar los barrios de Soho, Nolita, Little Italy y China Town.

El barrio del Soho (SOuth of HOuston street) está delimitado por 4 calles: la sexta avenida, Houston, Canal y Broadway, que enmarcan un barrio de edificios de ladrillo con las típicas escaleras de emergencia de hierro por la fachada, las calles con adoquines y un montón de tiendas de súper lujo, alejadas de toda franquicia, enormes y muy bien montadas. Todo un paraíso para los amantes de las compras poco convencionales.

soho-new-york-escaleras-jose-ferriSaliendo del Soho, en el 130 de Prince Street, vemos una Samsung Store (tipo Apple store, que no sabía que existían). Entramos por curiosidad y nos explican los nuevos modelos, probamos unas gafas de realidad virtual, nos invitan a un cafe y un pastelito y nos regalan un mug. Me sorprende y agrada tanta amabilidad en una ciudad donde te cobran por todo

En Prince Street, vamos a ver la tienda de Prada, situada en la antigua sede del primer Gugenheim y al llegar a Bowery Street encuentro lo que andaba buscando; el Modern Museum, una maravilla de cubos desencajados diseñados por SAANA (arquitectos que ganaron la ampliación no hecha del IVAM) y que vale la pena el desvío.

Desde allí caminamos sin rumbo hasta Nolita (NOrth Little ITAly) y Little Italy (barrio italiano) del que apenas quedan 4 calles, ya que el barrio chino se está extendiendo bastante más allá de lo que era. Esta parte de la ciudad está llena de restaurantes típicos italianos con manteles a cuadros, donde todavía se reúnen los italo-americanos para discutir alrededor de la mesa y conserva ese aspecto ligeramente decadente que podría tener a principios de siglo XX, con la mafia operando por la zona.

De Little Italy caminamos por Elizabeth Street para entrar en el barrio chino e ir a comerMiguel-Little-Italy-new-york-jose-ferri Dim sun al restaurante Jing Fong. Es el típico lugar al que jamas entrarías si no nos lo hubieran aconsejado. Desde la planta baja se accede con unas escaleras mecánicas a un primer piso donde se abre un comedor para unas 500 personas que parece más una sala de bodas que un restaurante. El lugar está lleno de chinos y algunos turistas perdidos como nosotros. Nos sientan en una mesa y van pasando chinas gritando en cantonés, con carritos llenos de todo tipo de dim-sun que te van dejando sobre la mesa.

Toda una experiencia recomendable y más barata que comer en un fast-food.

Damos un paseo por el barrio chino, el más abarrotado y colorido de la ciudad, donde es posible ver sus tiendas típicas, los salones de belleza, tiendas de frutas, verduras, oler a pescado fresco, a nuez moscada….o ver los patos laqueados grasientos colgando a la vista en los escaparates de los restaurantes.

Todo esto combinado con los vendedores de bolsos falsos en Canal Street o decenas de tiendas de relojes falsos de todas las marcas imaginables.

Y no podíamos estar en Nueva York sin ir a ver un musical, así que nos decidimos por el que más tiempo ha estado en cartelera en la historia de los musicales, El Fantasma de la Opera, todo un placer volverlo a ver.
Green-market-new-york-quesos-jose-ferriQuinto día, día de nochebuena, Nueva York continuaba bajo la lluvia y daba ganas de quedarse en casa todo el día esperando la cena de navidad mirando las fantásticas vistas que tenemos desde la planta 26 sobre el Empire State building y el New Yorker Hotel.

Bajamos en la parada de metro 14th Street – Union Square para ver uno de los mercados más inesperados, el green market. En esta plaza, todos los lunes, miércoles, viernes y sábados se organiza el mercado verde más grande de Nueva York donde docenas de granjeros de los alrededores de la ciudad venden frutas, verduras y otros productos como miel (de balcones y azoteas de NY), quesos, mermeladas, etc. Todo de primera calidad, orgánico y producido de modo natural. Un placer para los sentidos!!. Una pena que una ciudad como Valencia con la huerta que tiene, no piense en algo así.

Salimos por Broadway en dirección norte buscando uno de los edificios más fotografiados y representativos de la ciudad. El Flat Iron building se construyó en 1902 sobre un estrecho solar creado entre Broadway y la quinta avenida donde Daniel Burham (del que ya hablé en los posts de Chicago) diseñó el primer rascacielos de la ciudad con estructura de acero y que fue el más alto del mundo durante algunos años.

La lluvia aprieta, mucha gente por la calle, paraguas, tráfico, charcos…. decidimos hacer Flat-iron-building-new-york-jose-ferriuna parada en el 200 de la quinta avenida en la tienda de Lego. Vale la pena entrar para ver las gigantescas estructuras hechas con piezas lego y representando la historia y símbolos de la ciudad.

Continuamos paseando por la quinta avenida hacia el norte y vemos la pequeña iglesia de la transfiguración, de mediados del XIX, embutida en los rascacielos de la calle 29th. Vale la pena visitarla y decirle al dean que eres un amante de las iglesias (¿?), de este modo nos enseñó un par de pequeñas capillas privadas que solo utiliza el dean para misas familiares.

Vale la pena este pequeño descanso del stress de la 5ª avenida, llena de tiendas que a medida que vamos subiendo se van haciendo más elegantes y caras.

Nos desviamos para ver una de las estaciones más filmadas de la historia del cine, La Grand Central Terminal. Abierta al público en 1913, es la estación de trenes más grande del mundo con 44 vías. Vale la pena observar sus mármoles, la bóveda verdosa del techo con las constelaciones, las lamparas de araña, las taquillas originales….te trasladan a la época romántica de los grandes viajes en tren.

Grand-central-terminal-oyster-bar-guastavino-jose-ferriY una de las partes mas bonitas y emotivas es el primer sótano, con los fantásticos techos diseñados por el arquitecto Valenciano Guastavino, donde se puede ver la influencia de la bóveda mediterránea. Allí abajo, hay un oyster bar, lugar perfecto para tomar unas ostras con champagne dignas del día de nochebuena.
Sexto día en la gran ciudad, día de Navidad y por fin el cielo se ha abierto y nos muestra un precioso cielo azul, ideal para hacer las actividades que teníamos pendientes.

Una de las atracciones gratuitas más aconsejables de la ciudad es coger el ferry que va a Staten island, así que vamos de nuevo hacia el sur de la isla, al lado de battery park, donde está la terminal de Ferry’s que tantas veces han sido filmada en las películas.

Staten island es uno de los 5 barrios de la ciudad y está separado por 8,5 km que se Bajo-Manhattan-desde-ferry-jose-ferrirealizan en unos 25 minutos con unos ferrys muy característicos de color naranja. Lo más interesante de esta travesía es que pasa “cerca” de la estatua de la libertad (cuya visita dejamos para la próxima vez) y sobre todo las increíbles vistas sobre el sur de Manhattan y el tan característico skyline.

Al regreso de la isla y como el cielo continua azul, decidimos ir a despedirnos de la ciudad del mejor modo, disfrutando de las mejores vistas.

En 1930 el millonario Rockefeller, empezó la construcción de 19 preciosos edificios Art-decó, el Rockefeller Center. Entre ellos destaca el tan emblemático Radio City, todo un referente en la escena cultural neoyorquina y el GE building, que con 70 plantas y 266 metros de altura, es el más alto de todo el complejo. A sus pies se encuentra una estatua del Dios griego Prometeo con la pista de patinaje y el árbol de navidad más famoso del mundo.

Top-of-the-rock-empire-state-building-jose-ferriEn menos de un minuto, un ascensor ultra-rapido llega a la planta 65 desde donde se accede a “the top of the Rock”, que a mi parecer es la mejor vista de la ciudad. Tiene 3 plantas desde donde se pueden ver los 360º de la ciudad con todo lujo de detalles, empezando por el sur con el impresionante Empire State building que se ve en todo su esplendor, el bajo Manhattan, la bahía, las islas…y acabando en la parte norte con el Central Park y todos los edificios que lo rodean.

Las vistas son indescriptibles, el cielo está azul decorado con algunas nubes, se ven claramente todos los barrios de la ciudad, que se extienden hasta que se pierde la vista, detalles de rascacielos que no se aprecian desde el suelo….la ciudad entera en modo google maps.

Pasamos un par de horas haciendo fotos y esperado a que cayera la noche, para ver como se iluminan los rascacielos con luz artificial y como el dorado de la puesta de sol se refleja sobre los edificios.

Todo un placer despedirnos de Nueva York desde ese punto privilegiado.

 

 

 

Publicado en Estados Unidos, Lugares del Mundo, Nueva York | 3 comentarios

NEW YORK: días 2 y 3

Central-Park-Jose-Ferri

El segundo día era domingo, así que un buen día para conocer Central Park, aunque sea invierno, aunque haga frío y aunque apenas haya hojas en los arboles.

Caminamos a pie desde la 8ª Avenida hasta llegar a la entrada del extremo inferior izquierdo, donde está el conocido “Colombus Circus”, una estatua-homenaje a Cristobal Colón regalada a la ciudad por los italianos!!!! para celebrar el 4º centenario del descubrimiento de América. Ni una sola mención a los Reyes Católicos ni a la Corona Española que financió el viaje de Colón. Los italianos se han adueñado de ello e incluso en el desfile del 12 de octubre, aparecen los italianos, vanagloriándose de Colón y el descubrimiento. Que mal hacemos las cosas en España!!.

En época de Navidad, allí mismo se encuentra uno de los muchos mercadillos navideños que se pueden encontrar por toda la ciudad y donde se vende todo tipo de artesanía, decoración para el árbol, dulces caseros, dulces no tan caseros y donde se respira ese ambiente navideño típico de las grandes ciudades del mundo.

central-park-winter-new-york-jose-ferriEn principio podemos pensar que todo Nueva York era como Central Park antes de su planificación urbana pero no. El parque es fruto de un trabajo de ingeniería tremendo que se inauguró en 1857 transformando un terreno pantanoso en el parque que hoy por hoy es el patio de recreo de los neoyorquinos.

Central Park es uno de los parques urbanos más grandes del mundo con 341 hectáreas de prados ondulantes, senderos entre olmos, jardines de estilo europeo, un lago, un embalse, un teatro al aire libre, restaurantes, la estatua de Alicia en el País de la Maravillas y el monumento a John Lenon. Lo complicado es decidir por donde empezar.

Paseamos sin rumbo por al lado izquierdo del parque, el que da a la zona conocida como Upper West Side, habitada por empresarios liberales y herederos de grandes fortunas (contrario al Upper East Side, al otro lado del jardín, mucho más conservador, lujoso y caro).

El parque apenas es parque, no queda nada verde, todo está invadido por los tonos marrones, todos los arboles están en su mínima expresión, pero es muy interesante ver los preciosos edificios residenciales sobre las ramas secas que pronto empezarán a brotar y los ocultarán.

Empezaron a caer algunos copos de nieve y llegamos a “strawberry Fields”, homenaje a imagine-lenon-strawberry-fields-new-york-jose-ferriJohn Lenon, que fue asesinado cuando volvía a su casa el 8 de diciembre de 1980 cerca de donde nos encontramos. El 9 de octubre de 1985, cuando Lenon hubiera cumplido 45 años, la ciudad abrió este jardín, gracias a una donación de su viuda Yoko Ono y a cientos de países del mundo que enviaron fondos para el ajardinamiento. Es un homenaje muy emotivo y sencillo, un simple mosaico con la palabra “Imagine” que refleja los valores de un hombre que se atrevió a imaginar un mundo sin guerras donde reinara la paz.

Continuamos por la parte Oeste del jardín hasta llegar al “American Museum of Natural History”, uno de los grandes museos que hay que visitar en la ciudad si se viene con más tiempo. Nosotros entramos en el hall para caldearnos un poco y ver los impresionantes esqueletos de dinosaurios que llenan todo el espacio.

Gugenheim-fachada-jose-ferriDe allí, entramos de nuevo en el Parque buscando el embalse “Jacqueline Kennedy” famoso porque es utilizado en casi todas las películas cuando salen haciendo footing y aprovechamos su pista para cruzar al lado este del parque y ver el Museo Guggenheim, una maravilla diseñada por Frank Lloyd Wright para albergar la colección privada del magnate minero de NY, Solomón Gugenheim. Decidimos visitar solo el hall y la tienda y dejar el museo para otra ocasión.

Casi enfrente del Gugenheim se encuentra uno de los museo de arte más importantes del mundo, El Metropolitan Museum of Art, que a mi pesar, también decidimos obviar para centrarnos más en el conjunto de la ciudad.

Otro museo increíble en la llamada “milla de los museos” es el Neue Gallery, un precioso edificio neoclásico destinado a la exposición de obras alemanas y austriacas, con una exquisita cafetería más propia de Berlin o Viena.

Y bajando por la quinta avenida, llevamos al extremo inferior derecho del parque, donde está el famoso Hotel Plaza con un embotellamiento de coches de caballos que dejan a los turistas que se pasean en este medio tan peculiar en una gran ciudad.

Y empieza el ajetreo. La quinta avenida en navidades es el lugar del que hay que huir si Quinta-avenida-nueva-york-jose-ferridetestas las navidades y el enloquecimiento consumista. Aquí se concentran las marcas más famosas del mundo, desde las más caras a las más más caras. Decenas de miles de personas se agolpaban en ambas aceras de la calle, hasta que llega un momento en que ya no puedes caminar, solo te dejas llevar por la gente, que se dirige como abducidos al Rockefeller center y el famoso árbol de navidad con su diminuta pista de patinaje sobre hielo.

Nos acercamos y como pudimos entre miles de cámaras, cientos de palos de selfies (un paloooooo) y miles de go-pros, nos hicimos las fotos de rigor y conseguimos salir de esa locura y refugiarnos en Oceana, una lugar tranquilo, relajado, protegido de la muchedumbre y donde es posible tomar desde una cerveza o cocktail hasta ostras con champagne o una buena cena de marisco.

Tercer día y con ganas de ver el resultado de uno de los proyectos que más éxito ha tenido desde que se ha abierto, la High Line.

A comienzos del siglo XX, la zona oeste de Manhattan era la más industrial de la ciudad, llena de mataderos con un trafico enorme que colapsaba la 10ª avenida con continuos accidentes. Así que se tomó la decisión de elevar las vías del tren para transportar las mercancías por encima del nivel de la calle. Esto funcionó muy bien durante unas pocas décadas y a mediados de los 80’s del siglo XX, se abandonaron totalmente.

High-line-new-york-jose-ferriLos vecinos de la zona recogieron firmas para la demolición de las vías pero se encontraron con la fuerza de un comité ciudadano que proponía la creación de un espacio verde sobre la ciudad y que, tras su realización, ha provocado un cambio tremendo en la zona que lo cruza, atrayendo a arquitectos de fama mundial que están construyendo viviendas y oficinas con vistas a este impresionante jardín.

Hay que bajar por la 10ª avenida hasta encontrarse con la calle 34 donde está la primera entrada al parque. Subir allí arriba es como entrar en otra dimensión. El diseño del jardín es espectacular, en la gran mayoría se han mantenido las vías férreas, que en ocasiones se estrechan y en otras se agrandan. Es una sensación de tranquilidad impresionante, pasear por medio de la ciudad, ajenos al trafico y los semáforos, sin apenas ruido y disfrutando de los edificios y los barrios que los cruzan de un modo totalmente diferente.

En algunos cruces se crean miradores para disfrutar de las calles o las avenidas a una altura desde la que no estamos acostumbrados.

Es aconsejable bajar en el zona de Chelsea (antiguo barrio industrial reconvertido en mecaChelsea-market-delicatessen-New-York-Jose-Ferri del arte) para pasear por las decenas de galerías que hay entre la 10ª y el río Hudson. Al ser lunes y pre-navidad, casi todas estaban cerradas, así que continuamos por la High Line hasta que empieza a meterse entre los edificios de ladrillo visto tipo portuario, y donde nos sorprendemos al encontrar el increíble Chelsea Market

Se trata de la antigua fábrica de galletas Oreo que ha sido transformada en un mercado lleno de locales muy neoyorquinos, muy vintage y con muy buen gusto. Tiendas de ropa, chocolate, cerveza, vino, sal…e infinidad de tiendas de comida, pescaderías y carnicerías donde venden cosas para tomar allí mismo, tiendas de langostas y gente comiéndosela de modo informal sentados en el suelo y un sinfín de negocios que serían la envidia en cualquier ciudad europea.

Volvemos a subir a la high line y la acabamos. Al bajar descubrimos el barrio the Village (el pueblo). Hay una buena razón para que este barrio se llame así: sus calles pintorescas llenas de árboles, viviendas unifamiliares victorianas de ladrillo visto rojo y una quietud extraña, una especie de reducto de paz que llega a inquietar en una ciudad como Nueva York.

Tiendas estupendas, cafes, restaurantes geniales y, como no, la casa donde vivía Carrie de Sexo en nueva York y la pastelería Magnolia en el 401 de Bleeker street, llena hasta los topes de gente comprando las famosas cup-cakes que las chicas de la película pusieron de moda.

memorial-11-S-vigas-jose-ferriY después de tanta paz, decidimos someternos a un shock emocional, visitar el Memorial del 11-S.

Las medidas de seguridad son extremas, como en los aeropuertos, con scanner corporal completo levantando las manos. Que paranoia…que pena!!.

La experiencia es dura, en ocasiones me caen lagrimas de frustración al pensar cómo fue posible que ocurriera un atentado tan brutal y qué hay realmente detrás de eso.

El interior es amplio…gigantesco, con mármoles y maderas muy oscuras….. huele a quemado, a muerte. Es un espacio gigantesco que está bajo las dos fuentes-cascada. Se llega hasta la base de las torres y de hecho se entra dentro del espacio donde estaban.

Dentro de una de las torres hay una exposición sobre el 11-S antes del atentado, como era la prensa ese día, las noticias, el tiempo…para trasmitir la normalidad de la ciudad. Luego se exponen las rutas de los vuelos, cómo se desviaron, imágenes, vídeos, fotos, objetos….no hay nada que dañe la sensibilidad, excepto las fotos de la gente tirándose desde las ventanas, que están medio camufladas. Nada morboso, todo muy neutral, para que nadie se pueda sentir ofendido.

Hay una parte que me acongoja mucho y es la conversación entre los pilotos del vuelo que se estrelló en Pensilvania y el motín que se organizó a bordo, las llamadas de las azafatas y de los pasajeros a sus seres queridos dejándoles mensajes en los contestadores…..

Se podría estar horas y horas allí dentro si te paras en todas las vitrinas y lees toda la información de cómo reaccionaron las unidades de emergencia, los civiles, el gobierno, los militares….

Lo que mas me chirrió de toda la exposición es la cronología de la creación de al-qaeda, Memorial-11-S-espacios-torres-jose-ferrisus movimientos en el mundo, e-mails que enviaron los terroristas a las escuelas de pilotaje, sus pasaportes, permisos de residencia….. pero en ningún momento se habla de cómo el FBI financió a Osama Bin Laden en su lucha contra los rusos en Afganistan, ni cómo lo formaron en casa, ni nada de los trapos sucios que han hecho, en parte, que todo esto ocurriera.

Finalmente salimos del espacio que ocupaba una torre y vamos hacia la otra que es una especie de homenaje a las víctimas, con todas sus fotos, sus nombres, algo que les describe y algunos objetos donados por sus familiares. También hay también un video de cómo se está transformando la zona para crear lo que están haciendo y demostrar que el ave fénix resurge con más fuerza de sus cenizas.

A la salida, la zona está vacía, impresiona todavía mas ver las fuentes sin gente, la oscuridad se funde con el negro del mármol y parece todavía mucho más profundo y tétrico.

 

Publicado en Estados Unidos, Lugares del Mundo, Nueva York | Deja un comentario