FELIZ AÑO 2019 desde CIUDAD DE MEXICO

Este año hacia el oeste y, una vez allí, recorrer el continente de centro a sur. 

Hacia tiempo que me apetecía centrarme solo en Latinoamérica, ir visitando diferentes países, saltando de uno a otro y disfrutando de su diversidad, de ser tan diferentes y tan iguales.

El 2018 ha sido intenso a nivel laboral y de madurez a nivel personal…lo que ha hecho que la llegada de las vacaciones anuales haya sido mas relajada que en años anteriores, partiendo de Valencia con una sensación de satisfacción, de haber acabado el trabajo y de incluso haber preparado una hoja de ruta para que me guíe en mi regreso, que siempre suelo estar un poco desubicado.

Por qué empezar en Mexico?. Simplemente porque lo tenia en mi lista de espera desde hace mucho tiempo y algo tan superficial como la serie Sense8 (la mejor serie que he visto nunca y con la que mas identificado me siento), que multiplico mis ganas de visitar esta ciudad y poder recorrer algunos de los lugares donde se filmó.

6 días en Ciudad de Mexico son pocos, lo sé, pero me conozco y sé que servirán para quedarme con muchas ganas de volver a este país y disfrutar de esa cultura tan rica, tan variada, tan única, tan diversa y tan hermana….que me ha hecho sentir bien desde el mismo momento que llegué a esta ciudad.

Mañana ya salgo de México pero no podía dejar acabar el día de año nuevo sin escribir en mi blog el tradicional post de feliz año contando lo que hice el día de mi cumpleaños. 

Aquellos que me conocéis, sabéis que estoy cada vez mas e-asocial, satisfecho de no haber entrado en Facebook en 2 años y sin apenas ganas de escribir en mi blog, no porque no quiera compartir, sino porque prefiero hacerlo de otro modo, con un contacto mas directo.

Así que siento deciros que este va a ser el único post en este viaje 2018-2019. Sé que estos post sirven de escapada al mundo a muchas personas, que les abre una ventana por la que evadirse  por unos minutos, pero he tenido que tomar esta dura decisión para ser consecuente con mis pensamientos. 

Aquellos que me queréis y seguís, solo deciros que la única red social que continuo usando (muy discretamente) es instagram, donde podéis ver las fotos cuando queráis. 

Vaya, de nuevo me extiendo en aspectos que no debo y quiero centrarme en mi cumpleaños que este año ha sido muy inusual, diferente a todos los que he celebrado en mi vida adulta. 

En primer lugar, decidí pasar el día visitando las pirámides de Teotihuacán, al sur de Mexico DF, donde vivió una civilización mesoamericana que se extinguió en el siglo VII y cuyo complejo arqueológico fue descubierto a finales del XIX.

Teotihuacán, fue una de las ciudades pre-hispánicas mas importantes de mesoamérica, la ciudad donde los hombres se convierten en dioses. Mi idea no era precisamente convertirme en ningún dios, sino impregnarme de toda la energía posible para encauzar el ultimo año de la cuarta década de mi vida. 

Y así fue…tanto que me sobrepasó.

Caminé entre las pirámides, visité el templo de la serpiente emplumada, recorrí la calzada de los muertos, llegué a la base de la pirámide del Sol (para algunos la del Agua), dispuesto a subirla…y tomé la decisión de NO hacerlo. 

En este 2018 tan disruptor del mundo femenino, decidí no hacer lo que se hace cuando se visita este sitio arqueológico, sino desplazarme a la pirámide de la luna (la que representa las virtudes femeninas) y escalarla para poder ver desde allí la pirámide del sol.

Fue algo simbólico (en lugar de subir al poder, verlo desde el extremo opuesto) energético, de cruce de roles, de romper con lo establecido, de decidir no hacer lo que se espera sin reflexionar antes sobre ello.

Regresé a DF agotado física y mentalmente, lleno de energía y fuerza, así que decidí cancelar todos los planes para la noche e irme a la cama a las 22:30 hrs. 

Sin cuenta atrás, sin campanadas, sin uvas, sin fuegos artificiales, sin brindis, sin alcohol, sin felicitaciones de gente anónima…solo mi energía y yo mismo. 

Recuerdo una cuenta atrás en una especie de duermevela y la gente gritando por la calle felicitándose el año nuevo mientras yo dormía plácidamente.

Y lo mejor del 1 de enero es que no he sentido ningún remordimiento. No he tenido la más mínima pizca de culpa por no haber hecho lo que se espera en una noche donde estas obligado a celebrar hasta el agotamiento, un simple cambio de dígito.

Feliz año 2019 a todos y, sobre todo, todas, los que siguen mis viajes. Hasta pronto!!.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Lugares del Mundo, Mexico, Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a FELIZ AÑO 2019 desde CIUDAD DE MEXICO

  1. La señora Foster dijo:

    Pero, ¿como nos dejas a medias? Lo contenta que m’havia possat pensat en que anaves a escriure un poquet! Per favor, torna a pensar-ho. El blog és algo més que una xarxa social. Alguns necessitem de la teua finestra per a eixir al mon i agafar aire de tant en tant.
    I lo de celebrar cap d’any/aniversari al llit em pareix perfecte!!
    Besets.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s